Friday, September 20, 2019
El sitio de noticias de Inversor Global


Renta financiera en Argentina: así están dadas las cosas

Por medio de una ley aprobada en 2017, la Administración Federal de Ingresos Públicos a través de las resoluciones generales…

By Inversor Global , in Aprendiendo , at 20 agosto, 2019

Por medio de una ley aprobada en 2017, la Administración Federal de Ingresos Públicos a través de las resoluciones generales 4394 y 4395, comenzó a gravar los rendimientos de plazos fijos, títulos públicos, bonos, Lebac, Letras, Lecap, títulos de deuda, cuotapartes de fondos comunes de inversión y obligaciones negociables, entre otros instrumentos. Conoce sobre el impuesto a la renta financiera 2019 aquí.

El denominado “impuesto cedular” fijó además la carga tributaria sobre las personas por los dividendos distribuidos por sociedades (7 por ciento por el año 2018) y sobre la venta o cesión de derechos sobre bienes inmuebles (de 15 por ciento para las propiedades adquiridas a partir del año pasado).

Esto significa que el gravamen establecido a fines de diciembre por el Ministerio de Hacienda – comandado por  Nicolás Dujovne – determina que se abonará entre el 5 y 15 por ciento de la renta que exceda los 67 mil pesos anuales. La medida es desalentadora para los pequeños inversores que eligen cuidar su capital en bonos o plazos fijos.

El comienzo del impuesto a la renta financiera (plazo fijo)

La medida comenzó a regir a partir de junio y estableció que la ganancia originada por medio de instrumentos financieros en pesos pagará 5 por ciento de impuesto a las Ganancias sobre el mínimo no imponible, de 66.971 pesos. En tanto, la renta generada a través de activos en dólares o en pesos ajustables por inflación (Ya sea mediante UVA o CER), pagará un 15 por ciento sobre dicho mínimo no imponible.

Los fondos en cajas de ahorro, inversiones en acciones de empresas argentinas y los réditos como consecuencia de una valorización de cuotas partes de fondos comunes de inversión cuyo piso mínimo en acciones argentinas sea del 70 por ciento quedan exentas de pagar este tributo.

Críticas al impuesto a la renta financiera de AFIP

Las críticas a la medida establecida por el gobierno de Mauricio Macri no se hicieron esperar. Entre los principales cuestionamientos, se destaca el hecho de que la renta alcanzada es tomada de la manera nominal, no en números reales y esto es preocupante más si se la vincula con la inflación que el año pasado fue del 47,6 por ciento.

Esto hace que la medida impuesta por Hacienda y el organismo de recaudación pública, es decir, la renta financiera de AFIP, represente un obstáculo más para la incentivación de inversiones en el país. Un desincentivo que apunta al ahorro en pesos. Con lo cual, el trasladarse al dólar será una actitud más que lógica y esto repercutirá en la política monetaria y tipo de cambio en el país. Es decir, lo afectaría de manera negativa.

Además, hay que señalar que la modificación tributaria, pese a las semanas de cautela, se da en un contexto estructural de delicada incertidumbre económica y financiera donde el tipo de cambio profundiza su tendencia desfavorable concepto la moneda local y donde el riesgo país no para de incrementarse. Dos puntos que marcarán aún más la desconfianza de inversores extranjeros.

Aplicación del impuesto a la renta financiera

Como dijimos, el impuesto a las ganancias a la renta financiera es aplicado en un amplio universo de instrumentos financieros y de inversión. Desde plazos fijos, renta por alquileres y bonos estatales en pesos y dólares.

La renta por alquiler o compra-venta de inmuebles estuvo gravada siempre. La novedad hoy radica en que el impuesto se haya extendido a bonos y plazos fijos. El hecho es desmotivante para los inversores y más en un país con poca capitalización como Argentina. La presión tributaria sube y el interés por invertir se reduce. En un marco desalentador, la iniciativa en este rubro tiende a compensar potenciales pérdidas.

El impuesto a la renta financiera: Reglamentación

La norma reglamenta el nuevo impuesto cedular para las personas humanas y sucesiones indivisas aplicable sobre los rendimientos derivados de la colocación de capital en valores y los intereses de depósitos a plazo efectuados en entidades financieras. También abarca a los resultados provenientes de la enajenación de acciones, valores representativos y certificados de depósitos de acciones y demás valores.

Asimismo, la reglamentación del impuesto a la renta financiera establecida por medio de las resoluciones generales 4394 y 4395, implementó el mecanismo por el cual el contribuyente deberá elaborar una declaración jurada especial para renta financiera. De esta forma, los sujetos obligados deberán informar exhaustivamente sobre sus datos personales a la hora de realizar una operación. 

Por lo tanto, con el objetivo de determinar  la ganancia gravada por el impuesto renta financiera, los sujetos deberán contar con la correspondiente documentación respaldatoria, es decir los comprobantes de cada una de sus operaciones. 

En definitiva, el gravamen no hace sino más que incrementar la presión tributaria. En un contexto delicado de la economía argentina si bien la medida tiene a incrementar los valores de recaudación también puede influir de manera negativa, es decir, desalentadora en términos de inversión.

Comentarios

¿Querés recibir todos los días las novedades del mercado y la economía argentina en tu casilla de email?

Accedé ahora al newsletter "El Inversor Diario" de manera totalmente gratuita

 

Compartido