Friday, September 20, 2019
El sitio de noticias de Inversor Global


¿Qué es el populismo? Aprendé de que se trata

Estas son la claves para comprender uno de los fenómenos políticos más complejos, discutidos y difundidos en América Latina y…

By Inversor Global , in Aprendiendo , at 14 agosto, 2019

Estas son la claves para comprender uno de los fenómenos políticos más complejos, discutidos y difundidos en América Latina y el mundo.

Según la RAE, el populismo se define como “una tendencia política que pretende atraer a las clases populares”, una definición que no pareciera aclarar en profundidad qué es éste fenómeno y qué particularidades tiene. Además, ésta explicación no sería suficiente si tenemos en cuenta que, en algún sentido, todas las tendencias políticas que vayan a elecciones tendrían, entre sus objetivos, atraer a la mayor cantidad de gente posible.

Buscar qué es el populismo en Yahoo no parece ser la mejor solución teniendo en cuenta que de por sí, la definición es tan controversial que, dependiendo la persona se obtendrán disímiles lecturas sobre qué representa y qué no ésta tendencia. 

Las características del populismo tampoco son sencillas de enumerar, ya que dependiendo distintas fuentes y corrientes ideológicas, posee diversas cualidades y el término se utiliza para designar, incluso, posturas políticas a veces contrapuestas.

Siguiendo la concepción de las Ciencias Sociales, el populismo es una ideología basada en la oposición entre “el pueblo” -es decir, las clases trabajadoras luchando por vivir una vida digna- y “la élite”, un sector social privilegiado visto como una entidad deshonesta y egoísta, que concentraría la mayoría de las riquezas.

Quienes creen que es una corriente política con posturas definidas y objetivas, lo caracterizan por su antielitismo -propuesta de igualdad y justicia social que busca favorecer a los más desfavorecidos-, la movilización social, la simplificación dicotómica/contradictoria entre bandos -”el pueblo” vs. “la élite”- y el prevalecimiento del discurso “emocional” por sobre el “racional”.

Es importante aclarar que la utilización de la denominación “populismo” se suele hacer de manera despectiva, buscando denigrar a partidos políticos e incluso funcionarios gubernamentales, utilizándolo como un sinónimo de demagogia.

Una definición demasiado amplia

Un término que puede ser fácilmente utilizado para definir a partidos de extrema derecha así como a tendencias progresistas y de izquierda, no permite saber exactamente de qué hablamos cuando hablamos de populismo. Además. son muy distintas las connotaciones que se le dan en Europa, en Estados Unidos o en países de América Latina o África. 

Depende bajo qué vidrio quiera hacerse un análisis al respecto, la concepción del término tomará otros matices. Por ejemplo, existe una distinción conceptual, política, que retoma el término “populismo” para resignificarlo en “gobierno popular”, distinguiendo que el primero sí apela a demagogias mientras que el segundo busca defender los intereses de las mayorías, con una retórica que apela al patriotismo y el antiimperialismo/anticolonialismo.

El origen del populismo se remonta al S.XIX en Rusia y Estados Unidos, teniendo características diversas en cada país. En Rusia surgió como un movimiento cultural que no llegó a volverse algo políticamente masivo- impulsado por sectores de intelectuales, artísticas y científicos que proponían “volver al pueblo” ya que pretendían movilizarlo contra las élites económicas y políticas.

En Estados Unidos el movimiento populista logró conformar su propio partido, el Partido de Pueblo, que consiguió representación en las asambleas legislativas de varios estados durante 1890, aunque no logró volverse nacional. Ellos también comprendían al “pueblo” como las clases agrarias y a la “élite” como los “banqueros parásitos” que viven a costas de la producción de los demás. Esta dicotomía además tenía una lógica geográfica: “campo” vs. “ciudad”.

Ejemplos de populismo en Latinoamérica

Debido a la crisis mundial de 1929, en América Latina se generó una gran movilización político-social que se definió como la primera ola del populismo. Además, otro componente central en el ascenso de gobiernos considerados “populistas” fue la migración del campo a las grandes urbes en búsqueda de mejoras laborales y sociales por parte del campesinado.

Los mandatos de Juan Domingo Perón en Argentina, Gétulio Vargas en Brasil y José María Velasco Ibarra en Ecuador se consideran ejemplos de populismo sobresalientes: sus gobiernos tuvieron una impronta antiimperialista, con una retórica fuertemente latinoamericanista que en lo económico entendían la comunidad como un organismo basado en la solidaridad social y la distinción funcional. 

El populismo en Argentina 

Existen diversas figuras que se relacionan al “populismo” en este país, siendo Juan Domingo Perón la primera y más emblemática demostración de ello. Con políticas que buscaron la industrialización, la activación del consumo interno y consignas como “la justicia social”, Perón fue un personaje de todas maneras controvertido y polémico que cosecha tanto aplausos como abucheos en forma equitativa

El populismo en México, otro caso de análisis

Si algo se le critica al populismo es su “carácter autoritarista”, personificado en la figura carismática y “superpoderosa” del líder del partido/presidente. Esto es algo que le fue duramente reprochado a Lázaro Cárdenas, presidente de México entre 1934-1940- Entre sus medidas, se destacan medidas de reparto de tierras, creación de cooperativas campesinas controladas por el gobierno y nacionalización de ferrocarriles, entre otras.

Comentarios

¿Querés recibir todos los días las novedades del mercado y la economía argentina en tu casilla de email?

Accedé ahora al newsletter "El Inversor Diario" de manera totalmente gratuita

 

Compartido