Home » Personajes » ¿Cómo se construye un magnate? La historia de Carlos Slim

¿Cómo se construye un magnate? La historia de Carlos Slim

Carlos Slim es el segundo hombre más rico del mundo entero, después del fundador de Microsoft, Bill Gates. Pero la vida del millonario mexicano no siempre fue color de rosa. Su padre huyó del Líbano a México, donde comenzó la familia donde nacería Carlos, el quinto de sus seis hijos.

Desde muy pequeño mostró destreza para los negocios. Su padre tenía la costumbre de dar una libreta de ahorros junto con el dinero que daba a cada uno de sus hijos para que administraran sus ingresos y sus gastos, cuentas que luego revisaba con ellos cada semana.

Con tan sólo doce años, el futuro magnate realizó su primera inversión: con sus ahorros, compró acciones del Banco Nacional de México con sus ahorros.

Apasionado por los negocios, Slim se graduó en Ingeniería Civil en la Universidad Nacional Autónoma de México, donde impartió una cátedra mientras estudiaba. Sus primeros pasos los dio al fundar Inversora Bursátil, la Inmobiliaria Carso (las tres primeras letras corresponden a su nombre y las dos últimas al de su mujer, Soumaya) y la compra de Jarritos del Sur.

Pero recién con la crisis bancaria y de deuda que vivió México en 1982 para presenciar su gran despegue. En ese momento, Carlos Slim ya se había transformado en un empresario de cierto éxito y el Grupo Carso tenía intereses en los sectores de industria, construcción, minería, comercio, alimentos y tabaco.

Sin embargo, el contexto económico hizo que comenzara un programa de inversiones y adquisiciones en los que tomó el control de  varias compañías, para acabar con la compra de la empresa Seguros México, fruto de la cual nació el Grupo Financiero Inbursa.

La década de los 80 terminó para Slim con varias empresas más de artes gráficas, minería y hostelería bajo su control, aunque la gran operación que le catapultó hacia el puesto que ocupa en la actualidad no llegó hasta 1990, cuando compró Telmex en sociedad con SBC y France Telecom.

Esta adquisición abrió una nueva etapa de desarrollo empresarial para Carlos Slim, que ha situado desde entonces las telecomunicaciones como el sector clave dentro de sus empresas.

El ejemplo de ello llegaría 10 años después, con la compra de varias compañías de telefonía móvil y la constitución de América Móvil, cuarto operador de telefonía celular del mundo con 319 millones de clientes: 255 de telefonía móvil, 30 millones de líneas fijas, 16 de banda ancha y más de 15 millones de televisión de pago.

A día de hoy, Carlos Slim da trabajo a 250.000 personas de forma directa en México y sus empresas se dividen en los siguientes siete holdings: América Móvil, Grupo Carso, Grupo Financiero Inbursa, Impulsora del Desarrollo y Empleo de América Latina, Inmobiliaria Carso y Minera Frisco.

Slim, de 73 años, ha dejado en mano de sus tres hijos varones la gestión de la mayoría de ellas y su actividad se centra ahora en sus diversas fundaciones.

“El empresario es un administrador temporal de la riqueza”, dice una de sus frases favoritas. La suya es actualmente la segunda más grande del mundo: 71.400 millones de dólares.

Email

Notas Relacionadas:

 
Inversor Global · RSS · Quanbit · Todos los derechos reservados de Inversor Global · Política de Privacidad · Aspectos Legales