Home » Chile » Aumentar la edad de jubilación, una decisión urgente

Aumentar la edad de jubilación, una decisión urgente

Un tema que siempre causa polémica entre los chilenos es la discusión sobre si aumentar o no la edad de la jubilación. Incluso, en el último Icare, Patricio Parodi, gerente general de Consorcio, manifestó en su exposición “Los grandes desafíos empresariales”, ser partidario de aumentar la edad de jubilación para los trabajadores en Chile.

En la reunión el ejecutivo señaló, como lo cita un medio especializado, que “cuando se hizo la reforma de 1981 al sistema de pensiones el mundo era distinto, y las expectativas de vida también eran distintas”.

Personalmente, apoyo la idea de aumentar la edad de jubilación en Chile. No obstante, y antes de comenzar a generar anticuerpos en los lectores, sostengo que la medida debería llevarse a cabo de forma diferenciada en función del tipo de actividad laboral que desarrolló el trabajador durante su etapa productiva.

Además, de la mano con esta iniciativa, debería realizarse una reforma al sistema previsional local, de manera tal que se pueda terminar con las asimetrías existentes entre las utilidades que reciben las administradoras de fondos de pensiones y la rentabilidad que generan los multifondos, lo que se traduce directamente en el ahorro final de cada cotizante.

En la década de los 80, cuando se realizó la reforma al sistema previsional, la esperanza de vida al nacer promediaba para ambos géneros 70,7 años, siendo 74,16 para las mujeres y 67,37 para los hombres. En ese momento se estableció que la edad de jubilación era de 60 años para las mujeres y 65 para los hombres.

Técnicamente, mientras la mujer podía gozar de una “sobrevida” tras la jubilación superior a los 14 años, el hombre sólo podía contar con poco más de 2 años.

Actualmente la realidad ha cambiado de forma drástica. Hacia 2009 la esperanza de vida al nacer promediaba 78,4 años, alcanzando la mujer los 81,19 años y el hombre 75,74 años. Esto nos lleva a que la “sobrevida” tras la jubilación del hombre ahora supera los 10 años, y de la mujer llega a los 21 años.

Si a este análisis se le agrega que -desde mi punto de vista- no todos los trabajos deberían ser considerados de la misma forma al momento de jubilar. No es lo mismo el desgaste que acumula en su vida laboral un trader, ingeniero, periodista, abogado o un inversionista al de un obrero de la construcción, un operario minero o un conductor de Transantiago.

No es necesario detallar las actividades relacionadas a cada profesión, pero saltan a la vista las diferencias en esfuerzo y desgaste, y en la mayoría de los casos, en remuneraciones.

Los casos de periodistas, inversionistas y traders que se han mantenido vigentes trabajando hasta cerca de los 90 años son variados, pero para un obrero de la construcción, el avance de su edad significa una limitación respecto a las actividades que puede realizar en las faenas, hasta el punto en que ya no puede trabajar más.

Frente a este escenario, ¿es justo que un trader se rija bajo las mismas leyes previsionales que un obrero de la construcción? Éste es un punto que no ha sido sometido a estudio en Chile, pero claramente es una situación que merece y requiere ser analizada.

Otra problemática considerada en el debate de aumentar o no la edad de jubilación, es qué motiva a un trabajador a continuar su actividad laboral tras cumplir la edad necesaria para jubilarse.

Acá existen dos respuestas posibles para los dos tipos de trabajadores citados, volviendo nuevamente al ejemplo del trader y el obrero de la construcción. Si el trader decide seguir inmerso en el ambiente laboral después de cumplir los 65 años, puede ser porque siente que todavía cuenta con la capacidad para llevar a cabo su trabajo, se siente competente, se mantiene activo y aparte no desea disminuir sus ingresos.

No obstante, éstas razones no pueden ser homologadas al caso del obrero, el que -en un importante número de casos- requiere seguir trabajando después de cumplir su edad de jubilación porque simplemente sólo con su pensión no puede mantener su nivel de vida, por precario que éste sea.

En conclusión, un trader, inversionista, periodista, abogado, notario, ingeniero y un sinnúmero de otras profesiones similares podrán fácilmente jubilar a los 70 o 75 años sin alterar su calidad de vida. Al contrario, los trabajadores que realizan labores pesadas, de fuerza y desgaste físico, deberían dar término a su vida laboral a los 60 años o incluso antes.

GANAS TÚ, GANAMOS TODOS; PIERDES TÚ, NOSOTROS SEGUIMOS GANANDO

Durante 2012 las utilidades de las AFP chilenas aumentaron casi 38%, alcanzando los USD 582 millones. Sólo hasta septiembre del año pasado las administradoras de fondos de pensiones registraban un incremento en su última línea de 47,4%. Las razones del avance serían una mayor rentabilidad del encaje junto y un incremento en el número de cotizantes y del sueldo promedio de los afiliados.

Sin embargo, para el mismo periodo la rentabilidad más alta de cada multifondo de las AFP fue la siguiente: Fondo A 6,84% (Planvital); Fondo B 5,61% (Planvital); Fondo C 5,00% (Planvital); Fondo D 4,24% (Modelo) y Fondo E 3,57% (Habitat).

A primera vista hay una clara diferencia entre lo que ganan las AFPs por administrar los fondos de los cotizantes, y lo que obtienen los trabajadores por depositar el 10% de su sueldo mensual en cada una de estas instituciones. En términos porcentuales, el avance es levemente superior a lo que hubiese obtenido un cotizante en un depósito a plazo o una cuenta de ahorro. Pero al menos, la decisión habría sido propia.

En estas asimetrías en la repartición de los beneficios que obtienen las AFPs, administrando dinero que no les pertenece, está uno de los principales problemas del actual sistema previsional.

Es necesario invitar a la reflexión respecto a que cada vez que se lleva a la discusión el aumento de la edad para la jubilación, se dejan de lado diversas variables que son determinantes para poder analizar el tema con una mirada holística e integral. Limitarse a sumar o restar años es no entender el problema, o lo que es más grave, evadir intencionalmente los temas de fondo.

Por último, el objetivo de estas líneas es mostrar que la situación previsional en Chile es compleja, y que frente a ella existen diversas formas de ahorro e inversión que pueden resultar más llamativas.

La idea es que los trabajadores, desde el trader al obrero, conozcan el escenario en el que se desenvuelven y evalúen otras opciones, ya sea si podrían optar a mantener su estándar de vida tras jubilarse, si querrán o necesitarán continuar con su actividad laboral y por cuántos años les gustaría disfrutar de su actual estilo de vida.

Es muy probable que considerando otras formas de inversión para esos ahorros, incluso algunos conservadores, su rentabilidad sea levemente superior a la entregada por las AFP, pero si esa tendencia la multiplica por 40 años, la historia es completamente diferente.

Ésos son cuestionamientos que cualquiera debe hacerse hoy, ya que mañana puede ser muy tarde.

Para saber todo sobre estrategias y alternativas de inversión, lo invito a hacer click acá.

Saludos,

CMR

Email

Notas Relacionadas:

 
  • Luis Fernando Correa Rosado

    La solución para mejorar las jubilaciones y pensiones en Chile es mejorar el Ahorro Previsional Voluntario Colectivo APVC que nació muerto porque el Vesting es muy pobre y no hay incentivos tributarios suficientes para que las empresas se motiven, el problema que el tiempo de 2 años de Vesting que es muy poco y fue decidido por los políticos que no tiene idea del tema, los especialistas lo recomiendan desde 5 años como mínimo.

  • Pepe Parras

    Seria como bueno aumnetar la edad para jubilar, pero que pasa con los trabajadores hoy adultos jovenes como yo que tengo 55 años, y ya trabajados, 30 años en la mismo empresa, pero con un sobre strees espantoso que hasta me ha provocado olvidarme de las cosas. Luego de haber tenido una licencia mèdica por dos meses se me empehoro la cituaciòn ya que me incorpore a mis actividades como para probarme y no sabia como reconocer por ejemplo las llaves de dependencias, asi que hasta haì no mas me acuerdo, pero que sigue despues.-

    Como se hace para sanarme si ademas los profesionales indicados para èl tratamiento de èsta enfermedad hoy llamemosla, Neuròlogo y Psiquiatra, cada consulta salen $ 40.000.-Yo creo que primero deben hacer un estudio muy acabado sobre èl tema y analizar las enfermedades para èl trabajador de hoy Ademas.
    gracias por la oportunidad de expresar lo que un trabajador (Adulto joven) le sucede. Gracias

Inversor Global · RSS · Quanbit · Todos los derechos reservados de Inversor Global · Política de Privacidad · Aspectos Legales